lunes, 17 de abril de 2017

ANDER SOLOZABAL

ANDER SOLOZABAL
  


Ander Solozabal González, nace en Portugalete, en el año 1967. El veneno de la escritura se le inoculó en la librería propiedad de su abuela. Fue en este lugar donde consumió muchas horas desde que aprendió a leer. A los 19 años se instala en Madrid y a los 28 años escribe esta novela " El campo de la iglesia" parroquia de Santa María, ambientada en el Portugalete de su juventud. 

Los personajes viven pendientes de un hilo, en el lado canalla de la vida, entre la heroína y la presencia constante de la policía en la zona más conflictiva del pueblo.

Leer este libro es una mirada atrás, recordar la década de los 90 donde las manifestaciones políticas eran una constante, donde en Portugalete el Campo de la Iglesia era el centro de la "quedada", y recordar todos los esfuerzos que la policía realizó a través de la droga para eliminar a una generación  militante y combativa.

Personalmente he leído varias veces el libro, y en ellas he visto el pasado en presente y recordado aquellos amigos que por culpa de la droga, la muerte les ganó hace tiempo el desafío de la vida. 






viernes, 14 de abril de 2017

14 ABRIL





14 de abril de 2017,  celebración del Día de la República

 En mi casa este día celebramos la República.
Lo celebramos y nos acordamos, como  homenaje para aquellos que en el año 1936 les truncaron sus ilusiones.
En mi casa la mayoría somos republicanos.
No queremos ser otra cosa que nos impongan.
No queremos monarquías impuestas por el franquismo.
 En mi casa denunciamos a la monarquía juancarlista por haber sido un mal prescindible para los pueblos del estado español.
En mi casa puestos a elegir, elegiríamos la República como forma de gobierno.
 En mi casa colocamos nuestra bandera con orgullo delante de nuestros vecinos.
El ser republicano, y ejercer de ello no nos avergüenza, sino todo lo contrario.
En mi casa defendemos el laicismo por encima de las religiones.
Yo he celebrado este día en Sestao, con otros compañeros que comparten conmigo los mismos ideales.
Estoy convencido que los valores republicanos de Igualdad, Educación Universal, Justicia y Reparto equitativo de la riqueza nos hace ser mejores personas y una Sociedad más justa.
En mi casa, porque fueron somos, y porque somos, serán.








jueves, 13 de abril de 2017

KORRIKA 20







KORRIKA 20 A SU PASO POR SANTURTZI Y PORTUGALETE












Servicio Militar



Testimonio de que la Vida Pasa y que afortunadamente el servicio militar obligatorio es un mal del pasado y que ojalá no vuelva a suceder.

A mi me tocó ir a Zaragoza por estas fechas de abril del año 1976. Tuve suerte en aquellos 14 meses de mili, pude venir muchos fines de semana a casa, no aprendí nada en ella, lo único quizás a convivir con personas que como yo que pesábamos que la guerra es un mal innecesario, donde los únicos que pierden son los soldados. Tiempo de mi vida estéril y sin ningún provecho. Catorce meses tirados a la basura.

 De aquellos tiempos, he mantenido la amistad con Carmelo Lamborena, persona estupenda y buen compañero,  lo demás no tarde mucho en olvidarlo. Carmelo aparece en una foto delante mío, queriendo partir un chusco de pan con cuchara y tenedor. 



domingo, 9 de abril de 2017




Una vez escenificada la derrota de la organización armada ETA, con la entrega de parte de su armamento, solo queda por medios legítimos y civiles alcanzar, lo que sus acciones armadas no pudieron lograr y que a la postre fueron para los diferentes gobiernos españoles el argumento para lastar y temporizar nuestro Estatuto de Autonomía y la decisión del Pueblo Vasco para elegir su futuro.

Cuarenta años de vida de ETA, con sus apoyos populares de mayor a menor intensidad quedan finiquitados en este 8 de abril en Baiona. Mucho les ha costado desde que hace cinco años renunciaron a la lucha armada reconociendo que sobraban y estorbaban para que la Sociedad fuera el motor de sus propias decisiones sin la tutela armada de ninguna Organización. Cinco años de parálisis del gobierno español más cómodo con una ETA viva que con una ETA desaparecida. Lo visto en Baiona no deja de ser parte de lo absurdo de esta situación, en ningún país en conflicto armado se ha visto lo vivido en el día de ayer, ni tan siquiera para la televisión estatal fue una noticia de alcance.

ETA. Nace en un contexto político social en Euskal Herria, que jamás debió de ser la excusa para su larga duración. Su lucha armada ha llenado de pena y dolor a infinidad de familias, propias y ajenas. Las víctimas civiles y militares, jamás debieron ser la excusa ni un gramo de Libertad para el pueblo vasco. Los gobiernos se han dotado de leyes y acciones para combatirla que, en muchos casos conculcaron derechos humanos en infinidad de sus víctimas. Unos fueron la causa y otros la consecuencia.

ETA, en su inoperancia estratégica dejó pasar ocasiones que tubo a su alcance para minimizar su derrota, El Pacto de Estalla, las conversaciones de Aiete, son un ejemplo de ello. La visión militarista de parte de su Organización lo único que han conseguido en los últimos veinte años es aumentar el dolor, y ellos y solo ellos y quienes les alentaron son los culpables. Ahora con su desaparición, al Gobierno le corresponde redefinir su política carcelaria, no tiene sentido seguir castigando a las familias de los presos en la búsqueda de algo que ya se ha conseguido, el fin de ETA.


 En Euskal Herria hace tiempo que necesitábamos una vida en paz y convivencia. Con la necesidad de que otra generación de jóvenes no fuera víctima de la violencia armada. El dolor y el perdón no corresponde solo a una de las partes en conflicto. La Verdad, el Perdón y el Reconocimiento a mi parecer debería de ser de doble sentido. 

Pronto es, pero ojalá no sea nunca.

viernes, 7 de abril de 2017

BODAS DE FAMILIA



La Vida Pasa, y no hay mejor manera para darse cuenta de ello que el mirar hacia atrás y ver que aquellos que nos acompañaron en esta vida hace tiempo que nos abandonaron.  Aunque físicamente no están, nos dejaron sus recuerdos, de igual manera que los nuestros servirán  para nuestros seres queridos y que la losa del olvido no nos oculte para siempre.

Los que como en mi caso partimos de una familia numerosa, en mi caso soy el décimo de los once hijos de mis padres, podemos comprobar a través de esas imágenes familiares, como  pueden ser las de las bodas, el desgaste  de aquellos que en su día formaron parte de la Vida y hoy nos queda su recuerdo.

Los padres, los hermanos, los tíos y sobrinos , amigos , familiares, les vemos y recordamos. Alimentamos con su recuerdo la inmortalidad, y en muchos casos esto nos produce una sensación de paz interna.

Porque recordar es  no olvidar, yo no os olvido.











martes, 4 de abril de 2017






MARÍA GUTIÉRREZ, ‘LA NAVARRILLA’

En las aguas sosegadas y tranquilas de la Ría, a la altura del Muelle Viejo de Portugalete, Mari la “nadadora” o, como popularmente se la conocía, Mari “la Navarrilla”, ejerció de nadadora con mayúsculas desde muy temprana edad. Era descendiente de “los navarrillos” del barrio pescador de Mamariga de Santurtzi. Mari hizo de su afición un deporte, siendo una de las primeras mujeres de Portugalete que destacó en una actividad tan difícil y sacrificada como la natación. Su aprendizaje fue en el dique, cuando las aguas eran limpias y claras, y  mucha juventud se bañaba en ellas.

El gusto por el agua desde muy temprana edad  caló sus emociones. Desde niña se dedicaba a desafiar en el agua  a todo aquel que se pusiera por delante mientras su madre trabajaba. Su ama, conocida también como María Soledad “La Navarrilla”, era la viva imagen de la tradición de este barrio jarrillero y pescador. Con su pañuelo a la cabeza, su delantal de dril y descalza como todas las sardineras, alquilaba los tinacos donde lavaba la pesca y después la salaba y, con todo primor la iba colocando en aquellas típicas cestas que llevaba en la cabeza por todas las calles del pueblo, pregonando a todo pulmón: ¡Hala mujeres que ya se acaban! ¡Sardinas de vara y media…! Tal y como relata en “Mis aventuras en la ría, Regina Fernández Larrain”.

Mari era poco amiga de acompañar a sus hermanos: Laura, Antonio, Patricio, Miguel y Aurelio Gutiérrez (los Navarrillos), en las labores de ayudar y preparar el palangre en la Casa del “Ataúd” del Muelle Viejo, donde se reunían con otros chicos y mayores, porque ella bastante tenía con conocer los más profundos secretos de la Ría.

Eran bastantes en aquella época los que por ver nadar a la futura campeona, le tiraban una “perra gorda”, diez céntimos de entonces, por ver si sería capaz de sumergirse hasta el fondo y sacarla. La Navarrilla, se tiraba y localizaba en primer lugar la moneda en el fondo del agua, y en la segunda intentona la cogía, se la ponía entre los dientes, y así, triunfante, aparecía de nuevo para admiración de los presentes.

Otro de su entretenimiento en aquella época de adolescente, consistía en seguir la estela que dejaba en la Ría la trainera  “Virgen de la Guía" de Portugalete, tan hábilmente patroneada por su padre León Aureliano.

 Que María Gutiérrez, ‘la Navarrilla’, fue una magnífica nadadora lo acreditan sus triunfos en la Travesía del Abra en los años 1942 y 1944. Esta prueba consistía en nadar entre dos puntos, alejados una considerable distancia, que fueron variando desde su inicio allá por el año 1934. En aquellas fechas ostentaba el título de campeona de natación vizcaína y vasco Navarra. Después de su primera victoria ingresó en el Club Deportivo de Bilbao, en el que estuvo hasta el año 1948, año de la fundación de la Sociedad Deportiva Náutica de Portugalete, de la que formó parte desde sus inicios.

Las travesías eran debajo del Puente Colgante o en las Arenas desde la mojijonera hasta el centro del embarcadero o del embarcadero hasta Arriluce. En 1951 estas travesías se empezaron a hacer desde la desaparecida playa de Portugalete hasta Arriluce.

Fue campeona de natación en 100 metros libres damas, batiendo el récord de Vizcaya de entonces. Participó también en varios Campeonatos vasco navarro, pero sobre todo destacaba en pruebas de natación de larga distancia, a mar abierto, como las Travesías de Portugalete, de la Playa de las Arenas, de Plencia, la mencionada travesía del Abra o la de los Puentes, prueba que se realizaba desde el puente de Ortiz de Zárate con 2.400 metros de longitud. Formó parte de la Sección Femenina de Vizcaya de natación que por vez primera participó en los IV campeonatos de natación celebrados en Madrid, siendo estos presididos por Pilar Primo de Rivera. Junto a Carmen Feliu, Susana Pérez y Aurelia Pérez consiguieron un honroso sexto puesto.

Fue pionera en cantidad de pruebas náuticas y, muchas veces, única participante femenina, superando en tiempos a la mayoría de los nadadores varones. En setiembre del año 1950, a la edad  de 35 años, con la celebración de la prueba Travesía de Portugalete y Embarcaderos dijo adiós a su participación en campeonatos de natación.

Premio a su esfuerzo,  en la celebración de la Travesía del Deportivo a nado, organizada por el Club Deportivo de Bilbao el 12 de agosto de 1989 en Lekeitio, que por esas fechas celebraba sus Bodas de Oro, Mari Gutiérrez,” la Navarrilla” y José María Valdés, fueron homenajeados por ser los legendarios ganadores en las primeras ediciones de la travesía. Mari recibió dicho premio a la edad de 74 años por ser la primera mujer ganadora en el año 1.942. La portugaluja, por las declaraciones que hizo a la prensa ese día, recuerda que el día que ella ganó “fui a apuntarme, pero como no tenía traje de baño, me dejaron uno, y tuve que coserlo por la noche.”

Son historias de aquella época en la que mi tía Mari nadaba sin pertenecer a ningún club y su lugar de entrenamiento era la punta del muelle de Portugalete, en esa Ría a la que tanto amó toda su vida.

 Tía,va en tu recuerdo.