sábado, 3 de febrero de 2018


MUELLE DE HIERRO DE PORTUGALETE               
Del Muelle de Hierro de Portugalete, declarado Bien de Interés Cultural, con la categoría de monumento, por Real Decreto 1459/2012 de 11 de octubre, es muy probable que esté todo dicho y relatado por personas con más conocimientos que yo.  
Queda pendiente por recuperar la barandilla original del muelle de Portugalete, en cuyo empeño está dedicada La Asociación Vasca de Patrimonio Industrial y Obra Pública (AVPIOP)* y a mi modo de ver uno de los dos bolardos, el de la izquierda que contiene la leyenda La Maquinista Terrestre y Marítima Barcelona, empresa metalúrgica barcelonesa a la que el arquitecto Evaristo Churruca encargó la construcción de la estructura flotante y aportación de los hierros que conformaron la estructura en sí.
Cuestión a parte y poco conocida son los prolegómenos de esta construcción y la primera de las subastas de las obras de mejora de la barra y encauzamiento de la ría, puesto que no estuvo libre de un curioso incidente y fue causa final del retraso de sus obras. 
Así lo relataba el periódico Noticiero Bilbaíno con fecha 27 de febrero de 1880.

“Bajo la presidencia del señor gobernador accidental de la provincia, D, José Mallo, se procedió a la anunciada subasta de las obras de mejora de la barra y encauzamiento de la mitad inferior de la ría de Bilbao, presupuestada en 2.976.980 pesetas y 66 céntimos.
 Tres minutos antes de que espirara el plazo señalado no se había presentado ninguna proposición, pero en ese instante ya crítico, fueron entregadas unas tras otras sucesivamente hasta nueve. Abiertos por el señor presidente los pliegos de propuesta, resultaron ser de los señores siguientes: don José M.ª Arambarría, por 2.723.800 pesetas;  don Guillermo Peco y Nieto, por 2.824.645 pesetas y 36 céntimos; don Valentín Beláustegui, por 2.975.800 pesetas; don César Donoso Montesinos, por 2.751.000 pesetas; don Martín Oyanguren, por 2.976.980 pesetas; don Dionisio Goiri y Oar, por 2.560.000 pesetas; don Fermín García Pego, por 2.962.095 pesetas; don Manuel Allende, por 2.976.980 pesetas y 66 céntimos y don Florentino Olavarría, por 2.000.871 pesetas. En su consecuencia, la mesa declaró que como mejor postor adjudicaba la obra al señor Olavarría.
Pero en aquel momento surgió un incidente raro que debemos mencionar, porque desgraciadamente es posible que contribuya a retrasar dos, tres o más meses las obras de la barra perdiéndose los mejores meses del año, lo cual será una verdadera desgracia.
Cuando el señor secretario leyó la cantidad consignada en el último pliego presentado, que fue el del señor Olavarría, llamó la atención a algunas de las personas que asistían al acto la considerable rebaja que en esa proposición se hacía, y advirtiéndolo al secretario por si se había equivocado al leerla, volvió a leer lo mismo, y entonces el señor Olavarría manifestó que se había equivocado al escribir dos millones ochocientas setenta y una, en vez de dos millones ochocientas setenta y un mil pesetas que era lo que quiso proponer, añadiendo que prefería perder su depósito de seis mil duros antes que cargarse con la obra.
Con tal motivo se formularon algunas protestas en contra, que la mesa no creyó debía admitir, puesto que no estaba en sus atribuciones hacer otra cosa más que declarar adjudicada la subasta a favor del que había presentado la proposición más ventajosa, que fue el señor Olavarría, y en este sentido se ha extendido la escritura.
Pero, como es probable que dicho señor Olavarría apele cerca del ministro de Fomento para que se anule su adjudicación, resulta que las obras no darán principio tan pronto como fuera necesario, ocasionándose grandes perjuicios al comercio de la plaza. Y si como resultado de sus gestiones consigue dicha anulación, será necesario proceder a nueva subasta, transcurriendo antes 30 días para anunciarla. De todos modos, ha sido muy sensible la equivocación del señor Olavarría por las consecuencias de atrasos que trae en pos de si para una obra de la urgencia de la barra y ría de Bilbao.
Hoy se procederá a la subasta de las obras de dragado y quiera Dios que no ocurra a alguna otra equivocación como la de ayer”.
*http://www.patrimonioindustrialvasco.com/tag/portugalete/

Aurelio Gutiérrez Martín


No hay comentarios:

Publicar un comentario