lunes, 28 de mayo de 2018


ORIGEN DEL PUERTO PORTUGALETE - BILBAO


El Abra esa ensenada, con sus arenales  que se desplazaban con los temporales hacia la desembocadura de la ría de una manera natural, no fue un impedimento grave para la navegación, hasta que a Portugalete y a la Villa de Bilbao se les concede la categoría de puertos comerciales a comienzos del siglo XIV. Con esta decisión tomada  por parte de Doña María López de Haro, se inicia un mayor tránsito de navíos y con ello  un mayor rigor comercial, lo que obligó a una continua búsqueda de soluciones para facilitar la entrada de dichos navíos en el puerto de Portugalete.

 Sin embargo, no sería hasta el tercer tercio del siglo XIX, cuando Evaristo Churruca, proyecta y dirige las obras de ingeniería que eliminan los obstáculos que fueron  causa de  tantos naufragios y sus graves consecuencias en el comercio marítimo y en las personas. Mi bisabuelo Camilo Antonio Gutiérrez Arana, natural de Santurtzi, sería uno de tantos que fallecería en el Cantábrico, en su caso realizando sus labores de piloto leman.

Mientras tanto, hasta la culminación del proyecto de Churruca, y recogiendo parte de la obra de César de Saavedra” Origen, Vida y Costumbres de la Villa de Portugalete podemos resaltar las diferentes alternativas que se proyectaron para hacer más navegable la Ría y la eliminación de la barra, a lo largo de cerca de 350 años.

             En el año 1502, ante la actividad marítima comercial entre Bilbao y Burgos, se pensó  realizar unas obras en la ensenada de Portugalete con la intención de que cumpliera las funciones de puerto exterior. Por ello se nombraron a los técnicos Juan de Garita, Guiot de Beaugrant y Pedro de Castillo para que hiciesen un informe sobre el estado de la barra de Portugalete. Este  informe fue sumamente negativo,  poniendo de manifiesto que si no se realizaban las obras oportunas, la ría de Bilbao corría el riesgo de cegarse. En este informe se aconsejaba realizar unas obras para desviar el cauce de la ría, lo que contó con la oposición de Guecho.

           
           En el año 1515, se encargaron a Flandes unas grandes boyas para que una vez colocadas en la barra y sujetas con cadenas, se pudiera encauzar el canal. Esta obra tuvo un coste de 300.000 maravedíes.

             En el año 1530, se hizo un muelle de sesenta brazas en el Solar. Es a partir de esta fecha cuando se empiezan a construir muelles hasta Bilbao que canalicen la ría.

            En el 1538 el Consulado de Bilbao y su Universidad de Mercaderes, junto al Prior y Cónsules de la Casa de Contratación de Burgos se comprometieron por una escritura del 6 de julio, a la continuación  de las sobras anteriores. En el año 1540, el muelle de Portugalete tenía 400 brazas, y en 1558, el maestro cantero Erauso continuó estos trabajos. 

            El 22 de agosto de 1568 Portugalete y Bilbao firmaron otra escritura sobre el arreglo de muelles, estableciendo que los muelles antiguos que estaban en la parte de Portugalete continuaran hacia Sestao. Hacia finales de siglo se continuaron las obras hacia Santurce.

En el año 1673, se puso fin a las obras del nuevo muelle hacia la barra.

En el año 1712, como hubiera necesidad de hacer que la barra no fuera invadida por la corriente de arenas movedizas, el Consulado de Bilbao, mandó colocar una barrera de navíos viejos y barcos cargados de piedras hacia la parte de Santurce para canalizar el río.




Hacia el año 1754 por parte del Consulado se elabora el siguiente Plan para controlar la barra:

De la desembocadura de la ría de Bilbao por la parte del mar que sirve para indicar la prolongación del muelle sur, con el fin de profundizar la barra.

A-    Montecillos de arena móviles en que interesaría la plantación de pinos para fijar la arena que los vientos arrastran sobre la ría, cuya causa aumenta la altura de la barra.

B-    Nueva dirección propuesta para el muelle Sur, con el fin de rechazar las arenas que forman la barra.

C-    Extremo actual del muelle sur.

D-   Extremo actual del muelle Norte en que no se propone la prolongación por juzgarla inútil.

E-    Por menores sobre otra mayor escala de una parte de fundiciones del muelle Sur.

F-    Perfil del mismo muelle que se propone actualmente ejecutar con madera a una altura de 5 pies solamente más arriba de la bajamar en aguas vivas.

G-   Perfil en que está marcada la elevación en piedra que podrá ejecutarse en otro tiempo si el muelle de madera no llevase plenamente el objeto deseado.

Manifiesto relativo a la embocadura de los muelles.

A-    Parte destruida que se ve restablecer inmediatamente al mismo tiempo que se reparan los otros puntos que este muelle interesante que importa no abandonar.

B-    Dirección de la prolongación que se propone ejecutar sobre una curva poco cóncava interiormente con el objeto de profundizar la altura de la barra.

C-    Prolongación esencial para la defensa de la Ría derecha dirigida hacía Portugalete para sostener la corriente que pierde su fuerza en el punto. Es igualmente esencial reparar las roturas y establecer el dique que es de grande utilidad.

            En el año 1824 se levantó la torre de señales, pero en esa fecha aún no habían encontrado la fórmula definitiva para impedir que se pudiera cegar la barra, y con ello secarse el río. 



  Por fin, en el año 1872 se constituye la Junta de Obras del Puerto, y desde ese momento las cosas cambian para bien. Se proyectó la prolongación del muelle de Portugalete hasta las rompientes, y poder así mejorar la embocadura de la ría. En el año 1881 comenzaron las obras del Muelle de Hierro y con ello alargar la escollera hasta la barra. Posteriormente se construiría el rompeolas, y con estas obras, Portugalete, por fin después de tantos años tendría un puerto gracias a Evaristo Churruca.

Aurelio Gutiérrez Martín


No hay comentarios:

Publicar un comentario